Guardia del Líder de Viña la culpó de robo falso y terminó con fuerte depresión

1317236953220-diario_008.jpg

Por Vanessa Varas P. 

Como una situación completamente bochornosa y dolorosa calificó Bernardita Aparicio, la falsa acusación de robo que debió enfrentar al interior del supermercado Líder de Viña del Mar; hecho que le provocó a la viñamarina una aguda depresión, hasta el punto de requerir tratamiento psiquiátrico.   

  El incidente ocurrió el día 19 de julio del presente año, pero Bernardita Aparicio Fernández, de 51 años, lo recuerda como si hubiese sido ayer, y describe fielmente el bochorno que enfrentó durante aquella jornada, cuando a eso de las una de la tarde se dirigió de forma habitual al supermercado Líder de 15 Norte, de la cuidad jardín, y de devolvió a la casa tratada como una verdadera ladrona.  

  El recorrido en el Líder iba de maravilla, Bernardita se dedicó a comprar los productos que necesitaba para su hogar,  hasta que se le ocurrió sacar y luego guardar una libreta dentro de la cartera; fue justo en ese momento cuando se produjo el mal entendido.  “Al parecer los guardias se confundieron y pensaron que yo estaba guardando productos en mi bolso, tal como lo hace mucha gente que roba, pero cometieron un gran error”, sostuvo la viñamarina.  

Fue entonces cuando Bernardita decidió buscar justicia por otros medios, y pidió a su abogado particular, Oscar Gajardo, que se hiciera cargo de su caso. “El me dijo que no sacaríamos nada en limpio porque yo no fui capaz de llorar y gritar cuando los guardias me tomaron de los brazos, a si que volví a estar de brazos cruzados y con esta pena que me está matando”, expresó la viñamarina.  

“Yo siempre fui una persona feliz y optimista, ahora me siento demasiado mal y sin ganas de nada, lo único que quiero es llorar todo el día; así nadie puede vivir. Espero que esta verdadera tortura se acabe luego y que exista la persona capaz de ayudarme a buscar justicia”, concluyó de forma angustiante la viñamarina.   

Es a través de estas historias con las cuales se pone en duda el criterio de trabajo de estos guardias de seguridad, que poco entienden de resguardo y mucho de exagerados procedimientos que concluyen en falsas acusaciones a clientes de estas grandes cadenas comerciales de supermercados. Casos como el de Bernardita son muchos pero, por lástima, no todos los afectados se atreven a contarlos por la inminente vergüenza que ya han pasado. A su vez, son muchos los abogados que no aceptan tomar estos casos por lo difícil que sería ganarlos, haciendo del silencio del afectado la única solución ante tan injusta situación.     

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

  • No hay comentarios recientes
Cerrar